En este articulo voy hablaros de la rutina perfecta para ganar fuerza.

La rutina perfecta; es aquella que nos permite seguir evolucionando y seguir avanzando hacia nuestro objetivo.

benchpress

Ya se lo que estaréis pensando ahora mismo: “que si he descubierto la pólvora”, “vaya secreto” o “pide perdón por el retraso”. Pero donde quiero llegar con todo esto, es hacerle ver a mucha gente que abandonar una progresión que nos está dando resultados por, lentos que sean, por cualquier otra que promete aumentos grandiosos es un gran error.

Voy a poneros algunos ejemplos de cosas que a menudo me preguntan y que la mayoría de las veces siempre acaban mal.

Muchas veces, en su mayoría chavales que empiezan  y buscan grandes avances en poco tiempo, empiezan siguiendo una 5×5 que son de las mejores elecciones para un principiante, por no decir la mejor, cambian de rutina buscando algo más “exótico” como: Smolov, Korte, Sheiko

dan

¿Donde esta el error?

Principalmente el error es dejar una progresión en la que todavía no te has estancado. Estas rompiendo un progreso sólido, para tener que empezar una fase de acumulación de nuevo, teniendo que adaptarte a nuevas frecuencias y hasta posiblemente nuevos ejercicios, lo cual te llevará unas cuantas sesiones  en las que no vas a avanzar. De otra forma, si seguirías con la anterior ya habrías ganado algún kg más de carga. Entonces parándonos a pensar:

Si algo esta funcionando ¿porque vas a cambiarlo?

¡Ya habrá tiempo de experimentar!

Por otro lado y normalmente también suele pasar en gente poco experimentada, que se intentan crear su Rutina  perfecta, mezclando conceptos y fundamentos de diferentes progresiones las cuales muchas veces son análogas y terminan haciendo híbridos sin pies ni cabeza; la gran mayoría de las veces con un volumen que triplica lo que ellos pueden asimilar de entrenamiento, o una frecuencia con las cual no pueden recuperarse entre sesiones.

Mi experiencia en el powerlifting, y más concretamente en los últimos años, me ha hecho ver que las rutinas y progresiones cuanto más sencillas e incompletas parecen más productivas son.

A menudo otro gran error a la hora de crear la rutina perfecta es querer buscar muchos objetivos a la vez, por ejemplo querer ganar 10 kg de masa muscular, perder un 15% de de grasa corporal, subir las marcas de los básicos de competición, y crear unos hombros más grandes. ¡Ese no es un objetivo son 4!

Lo correcto sería desgranarlos y periodizarlos durante el año. Por ejemplo si tuviéramos un campeonato próximo buscaríamos subir nuestra marca, una vez pasada la competición y aprovechando la descarga podemos hacer un periodo de volumen muscular, para terminar haciendo uno de definición.

También debemos evitar cambios de estilos, por ejemplo de peso muerto sumo a convencional, o de sentadilla con barra baja o barra alta. Aunque esto si que es más flexible y se puede probar, mientras no cambiemos una y otra vez de uno a otro elegiremos el estilo con el que nos sintamos más cómodos y que más partido estemos sacando de él.

Conclusión

Debemos buscar la simplicidad e intentaremos sacar el máximo rendimiento a lo que estemos haciendo hasta que deje de funcionar.

Un saludo.