Evolución del papel de la mujer en el deporte

En un pasado, no demasiado lejano, la mujer tenia como función única ser ama de casa y madre. Actualmente además de integrarse en el mercado laboral, el deporte es uno de los sectores donde le cuesta más verse integrada de un modo profesional, si ya es complicado para los hombres conseguir patrocinadores a día de hoy, la situación para una mujer es algo más difícil aún, en parte por que los logros deportivos femeninos no son tenidos tan en cuenta como los masculinos en un mismo deporte y porque aún se consideran ciertos deportes como “de hombres“.

El mundo del deporte sigue utilizando el cuerpo femenino como “adorno” para aumentar es espectáculo, todos vemos como “normal” a las chicas que entregan trofeos en Formula 1 a los pilotos, pero si los roles fueran los contrarios, chicas piloto recibiendo premios de hombres modelos luciendo palmito, tal vez se habrían oído rechinar de dientes. O combates de lucha entre hombres con las típicas modelos siempre ligeritas de ropa mostrando el cartel con el número del round; y no al revés, aunque exista la lucha femenina, no se considera igual, ni se sigue igual.

Para que os nombre una mujer deportista y esta sea conocida, necesita haber logrado múltiples medallas y triunfos, pero en eso los medios de comunicación tienen su parte de culpa, para cualquiera es conocido el nombre de Gemma Mengual, por ejemplo,  por que es una medallista olímpica de un deporte considerado “femenino” en el que se muestra el cuerpo, lo frágil y flexible que puede ser. Pero si os nombro a Isabel Fernández ¿sabrías de quien hablo? Por que también es una gran medallista olímpica con un amplio palmarés y que no ha recibido la misma difusión mediática, tal vez por que su deporte, el judo, no es tan “femenino“.

Seamos claros, los medios de comunicación le dan poca repercusión a cualquier deporte que no sea el futbol pero incluso en eso el femenino es prácticamente desconocido. Pueden completar tiempos larguísimos con detalles sin importancia relacionados poco con la parte puramente deportiva y no mencionar cuando se consiguen logros importantes en otros deportes, ya no digamos si es un deporte femenino.

La industria femenina no ayuda demasiado, entra en cualquier comercio de material deportivo y reconocerás la sección femenina por que de repente todo es rosa y con infinidad de modelos de ropa divina para que resistas largas horas de sesiones de cardio fresca como una lechuga y miles de accesorios que mantendrán tu glamour hasta el final (maquillajes anti sudor incluidos), pero que pasa cuando buscas algo para tus entrenos en la zona de deportes de fuerza, potencia, resistencia……….que ni hay, ni lo esperan.

La aparición de la mujer en el ámbito deportivo ha sido tardío y ha tenido que superar barreras creadas por estereotipos sociales y culturales que se van quedando obsoletos. Las mujeres tienen que luchar con ideas del tipo, que es inferior para esas actividades deportivas, que posee menos capacidad física, que su cuerpo se masculinizará por practicar ejercicio, o que hay deportes que no son apropiados para ellas. Dificultades y obstáculos que se van venciendo poco a poco y que en parte tienen su origen en la propia gestación del deporte moderno, ya que este fue ideado por  y para hombres, promoviendo valores como la competencia, la fuerza física o la agresividad,  todo ello basado en capacidades motrices como la fuerza, la potencia o la resistencia.

Historia

Si nos remontamos 3.000 años atrás, sobre el 776 antes de Cristo, en la ciudad de Olimpia (Grecia) vemos que el deporte era un terreno exclusivamente masculino, en esos tiempos se excluía la participación de las mujeres no solo como deportistas sino como espectadoras, solo las mujeres solteras podían acudir a ver unas pruebas deportivas ya que los atletas competían desnudos exhibiendo sus cuerpos como símbolo de perfección y dedicación, la pena para una mujer casada que contemplase las pruebas deportivas era la muerte.

mujeres golf
Golf femenino de las olimpiadas de 1900. Lo paradójico del caso es que “Peggy” Abbott nunca supo que, con su triunfo, se había convertido en la primera mujer estadounidense en ganar una medalla de oro olímpica.

Podemos mencionar que los Juegos Olímpicos abrieron las puertas a las féminas, de una forma evidente y real, en el año 1900 a pesar de que su gran estratega Pierre Coubertin argumentaba que la presencia de las mujeres en un estadio resultaba antiestética, poco interesante e incorrecta. Ese año, la participación femenina se limitó única y exclusivamente al golf y al tenis en París (Francia) en estos juegos entre 1.070 competidores reunidos, 6 eran mujeres. La primera mujer laureada olímpica fue Charlotte Reinagle Cooper Sterry (Inglaterra) en tenis.

Charlotte-Cooper-600x394
Charlotte Cooper primera mujer en conseguir una medalla olímpica.

El movimiento deportivo femenino encontró en la francesa Alice Melliat, una abanderada, que funda la Federación de Sociedades Femeninas de Francia (FFSF) y más tarde con el apoyo de EEUU, Gran Bretaña, Italia, Checoslovaquia y Francia organiza la Federación Internacional Deportiva Femenina (FSFI).

La FSFI al ver que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) no les atendía las peticioens de incluir pruebas femeninas en los mundiales de atletismo, organiza los Primeros Juegos Mundiales Femeninos en 1922 en Paris con escasa repercusión, en 1926 se organizan los Segundos JJ.OO. Femeninos y es un evento que empieza a ser visto y seguido por los dirigentes de los JJ.OO. Y la IAAF acaba incluyendo los 110m, 800m, el salto de altura, el lanzamiento de disco y los relevos de 4x1000m en los juegos de 1928 de Amsterdam firmando un acuerdo con IAAF. Alice Melliat no contenta con este acuerdo de 1928 decide organizar otros Juegos Mundiales Femeninos en 1930 y 1934. Esto duró hasta 1938 en que la FSFI se disolvió cuando las pruebas femeninas se fueron incluyendo poco a poco en los JJ.OO. Y el atletismo femenino entra a formar parte ya del programa de la IAAF.

La mujer ha ido logrando su papel en el mundo del deporte consiguiendo grandes logros, demostrando que puede superar las barreras y lo más importante, que puede superarse a si misma, esperemos que dentro de poco dejemos estas divisiones como recuerdos del pasado.

Fuentes

  1. Eduardo Olivera, Oviedo Costa, José Soares (V Congreso nacional de ciencias del deporte y educación física. 2009)
  2. Mujer y Deporte. Historia
  3. Wikipedia
Raquel Martín

About Raquel Martín

Powerlifter salmantina competidora, juez nacional y representante del comité de mujeres de la Asociación Española de Powerlifting (AEP), actualmente obstenta los récords de España en la categoría -63kg raw femenina Master1 en sentadilla con 113kg y en peso muerto en categorías Master 1 y Absoluta con 142,5kg además de 1ª clasificada en el campeonato de España Master1 de powerlifting y 4ª clasificada en el 1er. y 2º Campeonato Strongwoman "La Mujer Más Fuerte De España" 2015 y 2016. Ver todas las entradas de Raquel Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *