Organismos modificados genéticamente

Introducción

En este artículo vamos a intentar dar un poco de información general sobre los llamados Organismos Modificados Genéticamente (OMG u OGM). Es un tema que genera mucha controversia y que a pesar de aparecer abundantemente en los medios, hay bastante desconocimiento en la población en general.

¿Qué son?

Según el Consejo Europeo: “Los Organismos Modificados Genéticamente son los organismos, a excepción de los seres humanos, cuyo material genético ha sido modificado en formas que no se dan naturalmente mediante multiplicación y/o recombinación natural”.

Lo anterior incluye cambios en el material genético de una especie, mediante eliminación, alteración de material genético propio o la inserción de material genético procedente de otra especie. Estos últimos son los llamados ‘transgénicos’, nombre que habitualmente se usa erróneamente para designar a todo el conjunto de OMG.

Es importante la aclaración “…en formas que no se dan naturalmente mediante multiplicación y/o recombinación natural”, como veremos en el apartado siguiente.

Breve historia

El material genético de las especies tanto animales como vegetales es algo que está permanentemente cambiando y el ser humano es algo que lleva haciendo desde que comenzó la agricultura y la ganadería, mediante la selección de semillas, cruces controlados de animales, etc,  para seleccionar ejemplares más resistentes, más productivos, con mejor carne, con ciertos rasgos estéticos, etc.

Una manzana moderna, de la variedad que sea, poco tiene que ver con la manzana silvestre original, a partir de la cual se desarrolló y no digamos la ‘semejanza’ que puede tener un Yorkshire con un lobo, especie originaria de los perros domésticos. En general, toda la agricultura y ganadería moderna son realmente organismos modificados a partir de los originales (en la ‘naturaleza salvaje’ no existe prácticamente ninguna de estas especies tal como las conocemos)… pero los métodos usados a lo largo de la historia difieren de los métodos modernos que se utilizan para obtener los propiamente definidos como OGM.

El primer organismo OGM fue producido en 1973, cuando Herbert Boyer y Stanley Cohen consiguieron transferir ADN de un organismo a otro (una bacteria). Ese mismo año se dio el salto cualitativo y Rudolf Jaenísch creó un ratón transgénico, convirtiéndose en el primer animal transgénico de la historia. Desde estos orígenes, las técnicas han evolucionado y son muchas ya las especies modificadas.

Regulación en Europa

La legislación Europea se sobre OMG se basa en:

  • Regulación 1829/2003 sobre comida y alimentos modificados genéticamente
  • Regulación 503/2013 sobre formularios para autorización de comida y alimentos modificados genéticamente.
  • Directiva 2001/18/EC sobre la liberación intencionada en el medio ambiente de organismos modificados genéticamente.
  • Registro de la UE sobre comida y alimentos modificados genéticamente.

La legislación es amplia y compleja, pero resumiendo mucho, podemos orientarnos por la explicación que da AECOSAN (Agencia española de consumo, seguridad alimentaria y nutrición) sobre estos productos:

-Todos los alimentos cuya comercialización se inicia en la Unión Europea son sometidos a evaluaciones que garanticen que su consumo es seguro. También los alimentos modificados genéticamente deben estar sujetos a una evaluación de seguridad alimentaria antes de ser comercializados. Las condiciones son comunes para todo tipo de alimentos, modificados o no. En el caso de los OGM, la evaluación se realiza caso a caso y deben además someterse a la evaluación de los requisitos de seguridad ambiental.

Como alimentos, debe garantizarse que:

  • No tienen efectos negativos sobre la salud humana.
  • No  inducen a error al consumidor. 
  • No se diferencian de los alimentos que están destinados a sustituir de tal manera que su consumo normal resulte desventajoso desde el punto de vista nutricional para los consumidores.

A la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) le corresponde emitir un dictamen y un informe en el que se describe la evaluación efectuada del alimento y que servirá de apoyo a la Comisión y a las autoridades competentes de los Estados Miembros para decidir si se autoriza o deniega la comercialización del Organismo Modificado Genéticamente.

Como comentario aparte, la legislación en la Unión Europea es mucho más restrictiva que otros países como Canadá o Estados Unidos.

En la Unión Europea la legislación aplicada hasta el momento se ha basado en el ‘Principio de precaución’, que resumido viene a decir que algo está prohibido, a menos que demuestre que no es peligroso y que proporciona ventajas respecto a productos similares existentes.

¿Son seguros? Evidencia científica sobre su seguridad

Qué dicen organizaciones ecologistas:

-No está demostrada completamente la seguridad de estos productos a nivel alimentario a largo plazo. Los organismos que autorizan su uso se basan en estudios a corto plazo, pero no garantizan que a largo plazo no puedan surgir complicaciones o problemas para la salud.

-Por otro lado, los estudios que demuestran su no peligrosidad son en gran parte financiados por empresas u organismos con intereses en los OGM, con lo que se pone en duda la neutralidad de los resultados.

-Los argumentos usados muchas veces sobre mayor productividad, mejor uso de pesticidas, etc no suelen ser ciertos, estando a la par o peor que los cultivos tradicionales. Incluso se da el caso de que los insectos desarrollan resistencia a ciertos pesticidas (como las bacterias con los antibióticos).

-Al ser semillas patentadas, esto genera una dependencia de los agricultores hacia la empresa dueña de la patente, la cual puede abusar de su posición y a sobrecostes por la utilización de estas semillas frente a semillas libres.

-Hay incertidumbre sobre los efectos a largo plazo de la ‘liberación’ en el medio ambiente de semillas y especies modificadas y de las interacciones que pueden ocurrir al mezclarse con variedades no modificadas. Puede haber alteración medioambiental, pérdida de diversidad, etc y efectos imprevistos. Una vez se haya producido y los OGM se hayan dispersado en la naturaleza desde los cultivos originales, no habrá vuelta atrás.

Los grupos ecologistas tienen una fuerte oposición a los OMG.

-Realmente no suponen una solución al hambre en el mundo, no han demostrado ser más productivos ni mejorar lo ya existente. Una mejor redistribución de la producción alimentaria a nivel mundial sí podría, sin necesidad de OMG.

-Los gobiernos y corporaciones relacionadas con los OGM llevan con opacidad parte de lo relativo a los transgénicos. Muchas veces es difícil saber realmente qué se está produciendo y dónde, así como resultados sobre su peligrosidad y efectos según estudios cuando estos son adversos y en base a estos estudios se autoriza su consumo y plantación, sin estar claro que sean seguros o incluso no siéndolos.

Qué dice la ciencia:

Entre los científicos es amplia mayoría los que se posicionan a favor de su uso y la eliminación de tantas restricciones, considerándolos como seguros.

Los estudios científicos publicados en su mayor parte parecen avalar estas tesis. Ponemos algunos ejemplos:

– Un meta-análisis publicado en 2016 por la Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina -principal organismo asesor de EE.UU. para temas científicos, recoge la experiencia de 20 años de uso y literatura científica y concluye que es seguro, si bien da alguna recomendación medioambiental para evitar la contaminación genética con otras variedades de maíz, uso de pesticidas, etc.

“Los estudios que se han hecho en animales y en la composición química de cultivos GM no muestran diferencias entre los alimentos transgénicos y los convencionales que pueda implicar un mayor riesgo para la salud que el consumo de los convencionales”, se lee en el comunicado de la Academia.

Un enlace a esta noticia lo podemos ver aquí: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160519_ciencia_alimentos_modificados_peligros_ninguno_gtg

El informe en sí está redactado en inglés, con un resumen también en español y resulta bastante tedioso de leer por la profundidad y el lenguaje técnico empleado. (Aquí el informe completo: https://www.nap.edu/read/23395/chapter/1 )

Gran parte de los estudios se han basado en el maíz

– Un meta-estudio específico sobre el maíz modificado, que revisa 10 años de literatura y estudios en este campo y expone que no encuentra ningún riesgo directo relacionado con el uso de OMG. Publicado en 2013, aquí el artículo completo (en inglés):
https://www.tandfonline.com/doi/

abs/10.3109/07388551.2013.823595




– Una carta firmada por 110 premios Nobel en Medicina, Física, Química, en la que cargan contra Greenpeace y gobiernos del mundo por su oposición a los OMG. (https://www.elmundo.es/ciencia/2016/07/01/57762a6b22601dcf768b45f0.html)

Esta carta es especialmente crítica con la oposición de la organización ecologista al arroz dorado (ver apartado siguiente).

Ejemplos y productos/alimentos habituales

Actualmente la Comisión Europea ha autorizado para consumo alimenticio y pienso animal variedades transgénicas de maíz, soja, algodón, remolacha, levadura, patatas, biomasa bacteriana y colza. Las principales empresas productoras son, por este orden, Monsanto (EE.UU.), Syngenta (Suiza) y Bayer (Alemania). Para uso alimentario están aprobados entre otros maíz MON 810 (Monsanto), y dos tipos de soja de Monsanto y otro tipo de Bayer. La mayor parte de estos productos alimentarios están destinados a piensos, aunque es habitual encontrar soja modificada como aditivo (en forma de lecitina de soja) para consumo humano.

Sin embargo, en otros ámbitos el uso de OMG es mayor. Por ejemplo, la insulina usada actualmente por los diabéticos es fabricada por bacterias E.Choli modificadas genéticamente para ello. La ropa de algodón que probablemente tengas puesta ahora tiene muchas posibilidades de estar realizada con algodón modificado y los billetes de euro que tienes en la cartera están también hechos de algodón modificado.

Un caso especial es el arroz dorado, de color amarillo por contener betacarotenos (provitamina A), que podría evitar problemas oculares y ceguera a cientos de miles de personas de usarse en sustitución del arroz normal en países subdesarrollados. Este producto se desarrolló en universidades con fondos públicos y su patente es libre, aunque todavía su cultivo no se ha implantado de manera general debido a la oposición de grupos ecologistas.

Arroz normal y arroz dorado


Cómo identificar OMG en los ingredientes de un producto

La identificación es fácil. Es obligatorio indicarlo en el etiquetado de aquellos productos con contenido en OGM mayor del 0,9%. Aquella sustancia cuyo origen sea OGM debe aparecer en la lista de ingredientes con las palabras “modificado genéticamente”. No hay que confundir con la expresión ‘modificado’ a secas. Esto último indica que el alimento ha sufrido procesado en la fabricación, pero no que provenga de organismos modificados.

Hay que destacar que si bien es obligatorio indicar que exista en la composición, no es necesario indicar en alimentos de origen animal si el animal fue alimentado con piensos modificados genéticamente.

Opinión personal del autor

Con la evidencia actual, no parece justificada la preocupación en cuanto al consumo humano de alimentos ni al uso de productos derivados. Lógicamente, una novedad de este calibre y más en un apartado tan importante como es la alimentación y la salud es algo que no hay que tomarse a la ligera y no parece descabellado extremar las precauciones al inicio. De ahí las fuertes restricciones actuales aplicadas a estos productos. Sin embargo, después de varias décadas de vida de OGM, y viendo los diferentes estudios, que no son pocos ya, en Europa probablemente estemos sobreprotegidos en este ámbito y es de esperar que la regulación se vaya relajando e igualando a otros países como EEUU, Brasil, etc. Hay algún tímido avance en la normativa comunitaria en este aspecto… aunque muy leve todavía.

En su momento hubo también temor ante ciertos avances que hoy nos parecen normales. Cuando se inventó el tren, hubo quien dijo que a 35 km/h la gente iba a morir por la velocidad, también la radio, el microondas tuvieron detractores en su momento, la telefonía móvil recientemente… y todas estas alarmas después del tiempo se quedan en el olvido al ver que eran infundadas. Probablemente pase esto con los OGM y vayan llegando al mercado productos que realmente aportan y mejoran lo existente, más sanos o con mejores propiedades. Al fin y al cabo es lo que se ha hecho durante la historia de la agricultura y la ganadería, solo que ahora la técnica permite ir más allá y más rápido.

Yendo a lo práctico, en cuanto al ciudadano de a pie, en lo que le influye en la vida cotidiana cuando va a hacer la compra, hay que estar tranquilo. No parecen ser peligrosos realmente y aparte, pocos alimentos tienen componentes OGM en su composición y aun los que lo tienen, en pocas cantidades. Cuando se vayan abriendo las prohibiciones, seguiría igual de tranquilo, si de algo puede estar pecando la UE en este asunto es de exceso de celo más bien.

Francamente, más recomendable que andar revisando etiquetas a la caza de transgénicos, es revisar etiquetas en busca de azúcares añadidos, grasas hidrogenadas, aceite de palma, etc. Estos componentes sí que ha quedado demostrado que son perjudiciales (obesidad, diabetes…).

Fuentes:

Además de los enlaces a lo largo del artículo:

-Observatorio OMG de Ecologistas en acción (http://www.observatorio-omg.org)

-Greenpeace España: https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/agricultura/transgenicos/

-Autoridad Europea para la salud alimentaria (inglés): http://www.efsa.europa.eu/en/applications/gmo/regulationsandguidance

-Libro Transgénicos sin miedo – J.M. Mulet

-AECOSAN: Agencia española de consumo, seguridad alimentaria y nutrición: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/para_el_consumidor/ampliacion/omgs.htm

– Artículo: Tratamiento de los transgénicos en la legislación española – Juan Manuel Ayllón Díaz-González: https://huespedes.cica.es/gimadus/24/03.html

About Jesús Daniel Nuevo

Teleco reconvertido a ingeniero de automatización industrial, mi trabajo me hace viajar temporadas fuera de casa, dando tumbos por el mundo. Antiguo practicante durante varios años de esgrima histórica, descubrí la musculación y el deporte de fuerza bien pasados los 30, dando un gran cambio (a mejor, claro está) a mi estilo de vida. Mejorando poco a poco, aprendiendo de los errores, con mucho que aprender pero con ganas e ilusión. "No me importa que me llames loco. Seguiré feliz en mi locura"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *